Buen apoyo durante el embarazo

Durante el período de gestación, es muy importante comer bien para proporcionar al bebé todos los nutrientes esenciales para su correcto desarrollo. Debe saber que las deficiencias alimentarias pueden tener impactos significativos en el feto, tales como la aparición de enfermedades crónicas. Por este motivo, cualquier mujer embarazada debe cumplir los requisitos de nutrientes.

La importancia de una buena alimentación durante el embarazo

Las necesidades de nutrientes aumentan durante el embarazo debido al desarrollo del feto, el crecimiento del volumen sanguíneo, el aumento de los tejidos maternos y la formación de reservas maternas. Por lo tanto, es esencial una dieta sana y equilibrada. El cuerpo de la mujer embarazada debe proporcionar todos los elementos que el bebé necesita para un buen desarrollo. Estos son los buenos grasas, proteínas, azúcares lentos, minerales y vitaminas. Para ello, hay que preferir ciertos alimentos, como frutas y verduras, productos lácteos, proteínas (huevos, carne y pescado), cereales y pan, así como agua. Sin embargo, hay que limitar el consumo de sal, grasas y productos azucarados. Además, comer bien permite a la mujer embarazada sentir menos fatiga, no experimentar una caída de energía y favorecer un aumento de peso correcto. Tiene una salud mejor, y esto ayuda al buen funcionamiento del embarazo. Con una dieta especial, también puede aliviar las náuseas y los vómitos durante el primer trimestre, reducir el estreñimiento, evitar complicaciones durante el embarazo y el parto y tomar las mejores opciones alimentarias. Además, hay menos riesgo de padecer diabetes. Para favorecer una buena alimentación, un dietista puede proporcionar apoyo dietético durante el embarazo.

¿Por qué estar acompañado de un dietista durante el embarazo?

Un profesional de la nutrición, un dietista educa y forma a las mujeres embarazadas en todos los aspectos de los alimentos. Elabora programas de alimentos personalizados. Así, durante la consulta, realiza un diagnóstico dietético proponiendo una dieta personalizada sin peligro para la salud, explicando los motivos de las recomendaciones, dando seguimiento, ofreciendo consejos prácticos y proponiendo una actividad física adecuada. Así, en acercarse a un dietista, la mujer embarazada comprenderá mejor sus necesidades nutricionales. Da consejos y orientaciones para mantenerse sano mientras proporciona los nutrientes necesarios para el bebé. Interviene para la salud y el bienestar de la mujer embarazada que experimenta grandes cambios, pero también, para la salud del bebé. Además de todo esto, tranquiliza y anima mientras recuerda la importancia de una dieta mejor y de una buena hidratación. Por tanto, el dietista tiene un impacto positivo en la salud de la madre y del bebé. La consulta de este último es igualmente esencial en caso de anomalías durante el embarazo (aumento de peso significativo o insuficiente, alto nivel de azúcar …)

Descubre también los aceites esenciales adecuados para el embarazo, la lactancia y los bebés.

Leave a Reply